Intercediendo

En Creciendo en la fe somos un equipo de intercesores que oramos por todas las intenciones que llegan de parte de nuestros lectores. Únete incluyendo en tus oraciones las siguientes:

Envía tu solicitud de oración a creciendo.enlafe@hotmail.com

Por sanidad y liberación para
  • Matrimonio De La Cruz Cruz para bendiciones permanentes, salud, paz y amor. 
  • Lucas Clander (por conversión)
  • Carlos T. Morán (de México)
  • Miltha Casado
  • Miguel Angel Sosa Sosa
  • Por la construcción del templo de la Parroquia San Pablo Apóstol en San Pedro de Macoris
  • Yicet Reyes
  • Ana Errecalde
  • Lissi Gorgina Sánchez
  • Iris Catalina 
  • Jasel Andrés
  • Palmenio Hernández
  • Rafael Ceballos
  • Oscar Eduardo Rivero Carrillo 
  • Por Tahiana Cruz
  • Fabi Plete por salud espiritual.
  • Eridania Matos Matos. Perdón
  • Evelyn Vasquez (Shalom pa ti)
  • 911 por Aquiles Pujols por sanación
  • Yorya Alejandra Germosen
  • Carmen Perdomo
  • Wanda Alcántara por sanidad
  • Edwar Alejandro Graciano Taborda 
  • Por el hogar de Ramon Gonzalez y Yardas Cruz




1. ¿Qué es interceder?
Interceder es tomar el lugar del otro; es ponerse en su lugar para suplicar o defender su caso motivado solamente por el amor y la misericordia (Ro. 8:34). Podemos ver, entonces, que interceder no es pedir a favor nuestro, sino más bien, a favor de otros.

Todo cristiano está llamado a intrceder, pero hay personas escogidas por Dios para una intercesión especial, aquellas que reciben el don de ser intercesores.
 
2. ¿Quién es un intercesor?
Es la persona que dispone su vida para orar por otros, tomando su lugar. Es aquella persona que siente carga en su corazón por una situación ajena. Es alguien que lleva una vida de profunda comunión con Dios y negación propia, dispuesto a sentir el sufrimiento de aquel por quien intercede.

El intercesor es la persona que pone a las almas al Señor. Sólo llevas las almas a El para que obre, sólo son el medio.

-Un intercesor es la persona que se interpone entre Dios y los que se merecen su justa ira o castigo, poniéndose en la brecha por ellos y clamando a Dios misericordia y perdón. (Ez. 22:30). 

-Un intercesor es la persona que siempre en guerra porque pelea contra Satanás y esa guerra no la puede pelear con armas carnales, necesita vestirse de toda la armadura de Dios. (Ef. 6:12-18).

3. ¿Por qué razón hay que interceder?
 En la Biblia se habla de tres cielos. El primero es lo que llamamos atmósfera. El segundo es el espacio en donde están los astros, y arriba de ese espacio está el tercer cielo, en donde está el Reino de Dios. El Apóstol Pablo habla de cómo él fue arrebatado hasta el tercer cielo. (2 Co. 12:2-5).

Cuando el hombre desobedeció en el huerto del Edén, no sólo traicionó la confianza que había sido depositada en él, sino que voluntariamente le entregó el dominio a Satanás. Desde entonces, él les el dios de este mundo (2 Co. 4:4).

Él y sus huestes de espíritus malignos viven en lo que corresponde al mundo: la atmósfera, el primer cielo o regiones celestes (Ef. 6:12). Él es el príncipe de la potestad del aire (Ef. 2:2), el gobernador de las tinieblas de este siglo (Ef. 6:12). 

Mientras Dios tuvo potestad absoluta sobre el hombre, le concedió todo, sin que éste tuviera necesidad de pedirle nada. Pero, desde que el hombre cedió ante Satanás, Dios no puede darle nada libremente, a menos que el hombre se lo pida, porque Dios es respetuoso de la decisión del hombre, de su libre albedrío. 

Dios no puede hacer nada por la humanidad, si no es a través de la petición de un intercesor. La voluntad de Dios es que el hombre tenga lo que le pertenece: salud, prosperidad, paz. Sin embargo, la batalla de Satanás y sus huestes por retener lo que aún les pertenece es continua y, en su afán por evitar que el hombre reciba las bendiciones de Dios y en vista de que ellos dominan y operan en las regiones celestes o primer cielo, atrapan la respuesta de Dios y la retienen allí, haciéndonos creer que Dios no contesta y no nos oye.

En el libro de Daniel está escrito muy claramente (Dn. 10:10-13, lea cuidadosamente los vv. 12 y 13). Este pasaje nos muestra que desde el primer día en que él oró, su petición fue oída. Pero, Satanás con sus huestes, luchando en las regiones celestes que le pertenecen y que nos rodean, se opuso e impidió durante veintiún días que esa respuesta llegara. 

Cuando al orar conforme a la Palabra de Dios, la respuesta no nos llega inmediatamente, no quiere decir que Dios no nos oye o no quiere contestarnos. Él ha enviado su respuesta, pero no nos dirá nada porque Satanás la tiene obstaculizad.

El Poder de la Oración Intercesora
¿Cuál es el poder que tiene la oración de intercesión? Mover, con nuestra súplica la mano de Dios y libertar la obra restauradora del Espíritu Santo.

Dios puede hacerlo todo. Pero en su amor tan grande hacia nosotros, Él derrama su gracia y escoge a hombres y mujeres para que colaboren con Él en su obra de salvación, ¡estos son los intercesores! ¡Qué inmenso privilegio!

La oración del intercesor es igual a la de Jesús al Padre. Por eso es poderosa como ninguna otra, porque el intercesor, al igual que Jesús, pone su vida en la causa por la que está suplicando.

La Biblia nos da muchos ejemplos de la oración intercesora:
  
1. En el Antiguo Testamento 
• La intercesión de Moisés a favor de Israel (Éx. 32:11-14; Nm. 16:20-22)
• La súplica intercesora de Samuel a favor del pueblo (1 S. 7:5, 8-9)
• Daniel, durante el destierro (Dn. 9:1-19)
• Esdras, intercede por restauración (Esd. 9:6-15)
• Nehemías, intercede por la restauración de su pueblo (Neh. 1:5-11).• La intercesión insistente de Abraham a favor de Sodoma pensando en Lot (Gn. 18:23-33)
 2. En el Nuevo Testamento 
• A los milagros de Jesús precede la acción intercesora de alguien (Mr. 2:1-12; Lc. 7:1-10; 11:5-8). 
• La oración de Jesús en vísperas de ser sacrificado se llama “de intercesión”, pues señala su actitud constante ante su Padre en relación con los suyos (Jn. 17; Lc. 22:32). 
• Esteba, al igual que Jesús, intercede por sus enemigos (Hch. 7:60; Lc. 23:34). 
• Pablo pide que intercedan por él (Ro. 15:30-32; Ef. 6:18-20). 
• Pablo recomienda pedir por (interceder) todos los hombres (1 Ti. 2:1-2).

El intercesor debe ponerse en los zapatos de la persona de Dios. Puede sentir lo que la persona está sintiendo,  ya que se unen los corazones. Ha vivido el consuelo, el temor, la alegría, la paz y el dolor de otros.

En el momento en que estamos intercediendo debemos pedir por todo aquello que Dios pone en nuestro corazón. Decir lo que se cree para producir liberación. "Yo siento en mi corazón..." Pero ojo!!! la oración de intercesión no es lo mismo que de liberación. Durante este momento, Dios usa a otras personas para confirmar las cosas.

Los intercesores deben orar DIARIO. Tener el oido en sintonía con Dios.

Formas de interseción
1. En grupo
2. Personal
Fuente: http://www.enlabrechaporvenezuela.com/como_orar/laintercesion.htm#intercesion3

CUANDO CORRAS, NO TROPEZARÁS

"Yo te guío por el camino de la sabiduría, te dirijo por sendas de rectitud. Cuando camines, no encontrarás obstáculos; cuando corras, no tropezarás. Aférrate a la instrucción, no la dejes escapar; cuídala bien, que ella es tu vida. No sigas la senda de los perversos ni vayas por el camino de los malvados. ¡Evita ese camino! ¡No pases por él! ¡Aléjate de allí, y sigue de largo!"

Proverbios 4:11-15 

Entradas populares de este blog

Cómo rezar el Rosario tipo Denario

Fundamentos bíblicos de los Santos Sacramentos Católicos

La Señal de la Cruz