miércoles, noviembre 16, 2016

Sobre serie Moisés y los 10 mandamientos: reflexión para los católicos

Anoche concluyó la sensación del momento a nivel mundial, la serie Moisés y los 10 mandamientos y considero oportuno que hagamos esta reflexión.

Es penoso ver a hermanos católicos decir que no vieron la producción porque no corresponde a nuestra fe y que no quieren contaminarse. Ok. Entendible, pero... Yo lo veo de esta forma:

1.- Por qué no ver con ojos críticos la producción que otras denominaciones  religiosas crean para ver el mensaje que llevan al mundo y esto por varias razones.

1.1. Cómo predicarle a un mundo en su lenguaje y contexto si nos excluimos de él?

1.2. Cómo defender nuestra fe si no estamos actualizados de lo que está en el tapete?

Es muy cuestionable a nivel interno que siendo la iglesia más antigua e universal no seamos nosotros los que hagamos este tipo de inversión y producción.

Gracias a Dios que ya el mundo del cine católico se está desarrollando, pero hace años, que otras denominaciones tienen hasta casas productoras de cine.

La invitación es a que aprendamos a aprender de todo, siempre enfocados en nuestra fe, pero aprendiendo cada día de cada mensaje que el Señor nos envía.


Que interesante habría sido que esta sensación mundial fuera nuestra y que la historia se hubiese contado a plenitud 100% como dice nuestra biblia sin las historias tan vagas de relleno que pudieran distraer la esencia, por decir algo.

Dejemos de lado la metalidad del siglo 19 y empecemos a evolucionar con el mundo para que el mensaje de Dios jamás pase de moda.

Mi humilde opinión y que es la invitación que siempre les hago a los hermanos esperados: no critiquemos lo que no conocemos.



lunes, noviembre 14, 2016

El padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes

Un asalto masivo sucedió en una parroquia de Colombia y mira cuál fue la mejor respuesta


Fueron cinco minutos eternos para un grupo de feligreses de la Parroquia de la Inmaculada Concepción de Bogotá. En la noche del pasado jueves 10 de noviembre delincuentes fuertemente armados ingresaron a un salón continuo de la parroquia y empezaron a pedir que se entregaran las pertenencias.

Según testigos, en base a la crónica recogida por El Tiempo de Bogotá, en el interior del lugar del asalto había unas 80 personas, aunque los afectados finalmente fueron 15, los que estaban más cerca de la puerta.

La situación generó momentos de temor y pánico. “Salimos corriendo a la parte de adelante del salón. Nos decían que les entregáramos los celulares, que nos quitáramos las joyas”, contó una de las testigos.

Para contrarrestar la situación los feligreses utilizaron la mejor manera de defenderse que tenían a disposición en ese momento: la oración.
“Orábamos muy a grito y creo que eso los amedrentó un poco, porque se fueron muy rápido incluso no se alcanzaron a llevar objetos de algunas de mis compañeras”, expresó una de las feligresas a El Tiempo de Bogotá.

Tal es así que mientras huían del lugar los delincuentes iban dejando algunas cosas que habían robado en primera instancia, que iban poniendo en bolsas de basura, y que fueron encontradas en la puerta del salón, según informó la Policía que acudió al lugar luego de los hechos.

“Rezar el padrenuestro asustó a los asaltantes”, afirmó de forma categórica la testigo.

Los feligreses afectados pertenecen al grupo Emaús y todos los jueves se reúnen para rezar el rosario y coordinar otras actividades, entre ellas paradójicamente la de ir a la cárcel La Picota los primeros domingos de cada mes.  En esta instancia llevan alimentos para alimentar a las madres que desde el día anterior están soportando las inclemencias del tiempo para visitar a sus hijos.

Luego de lo sucedido, la parroquia expresó su solidaridad con los feligreses a través de un comunicado.  La propia parroquia lamentó que “un lugar de culto divino haya sido objeto de este tipo de acciones injustas que lesionan la dignidad humana”.

“La Parroquia agradece a las personas y a los medios de comunicación que nos han hecho llegar su voz de solidaridad”, indican en el comunicado reproducido por la Conferencia Episcopal de Colombia.

Culmina indicando que confía en que se haya tratado de un hecho puntual y que las autoridades puedan brindar la seguridad necesaria.

En ese sentido, desde la Policía Metropolitana de Bogotá fue anunciada una campaña denominada Iglesias seguras, que pretende incentivar medidas de resguardo, además de demostrar compromiso con mayor seguridad de los lugares sagrados.

En tanto, los delincuentes fueron identificados, se investigan las causas y están siendo buscados por la propia Policía, pero en el corazón de los feligreses aún retumba aquel momento de fuerte entrega y al mismo tiempo de confianza, pues el recurso más potente de defensa estaba de su lado.