viernes, enero 30, 2015

Taller Cantos Litúrgicos de las misas: 6, Roles del Coro 2: El/la Salmista

Continuamos con nuestro tema de los roles del coro, en este segundo módulo del Taller Cantos Litúrgico de las Misas, ahora hablaremos del rol del/la salmista.

El salmo es una conversación musical entre el hombre y Dios. El/la salmista interpreta esta conversación. La canción puede venir de Dios hacia el hombre o viceversa. El rey David fue un salmista por excelencia y lo comprobamos en el libro de los Salmos en la Biblia.

El ministerio primordial del/la salmista es el canto de adoración y alabanzas, pero va mucho más allá ya que es él quien crea la atmósfera propicia para el mover del Espíritu Santo.

Un/a salmista profetiza en canto, escucha música en su espíritu, la cual expresa mediante su instrumento musical; otras veces el Espíritu Santo le dirige a crear una atmósfera para sanidad o liberación.

El/la salmista debe ser sensible a la voz del Espíritu Santo. Debe ser humilde, poniendo en primer lugar la palabra de Dios que transmite. Su voz, por más privilegiada que sea debe estar en un segundo plano, al igual que la melodía.
Música y profetiza en canto porque tiene un don de Dios que lo pone al servicio de los hermanos.

La vida espiritual del/la salmista debe estar en constante comunión con Dios. Esta es la única forma en que se puede ministrar el corazón del Señor en adoración, para recibir profecía. 

Roles del/la Salmista
 Cantar el Salmo responsorial.
 Conocer el salterio.
 Tener seguridad al cantar.
 Aprender el arte del salmo, música catecúmena y demás versiones.
 El/la salmista debe formar parte del coro y de la comunidad.
 Al igual que el coro debe vivir y celebrar la eucaristía.
 Debe cantar el salmo no desde el coro sino desde el ambón, recordando que es palabra cantada que está proclamando con música.
 Es su responsabilidad ensayar adecuadamente los santos y tener la capacidad de entonar aquellos aun sin conocerlos.

miércoles, enero 28, 2015

Talleres de Oración y Vida


Estoy feliz por poder haber realizado una de las experiencias de nuestra iglesia que ha logrado la conversión de muchos de nuestros hermanos. Como siempre digo, los medios de capacitarse y buscar de Dios están ahí, solo tenemos que decir que sí y disponer el corazón para lograr esa conexión y encuentro con Dios. Les hablo de los Talleres de Oración y Vida

Ahora entro a la etapa de prepararme para ser guía de los talleres, en manos de Dios estamos!!

¿Qué son los Talleres de Oración y Vida?

Los Talleres de Oración y Vida (TOV) son un servicio dentro de la Iglesia pero no un servicio universal, para todo, al contrario, tienen sus alcances y límites; por ejemplo, los TOV no se dedican a la formación integral de los fieles mediante documentos de la Iglesia, a un adoctrinamiento sistemático, formación teológica, catequesis... Fundamentalmente los TOV entregan a los fieles un método práctico para aprender a orar; y orar de una manera ordenada, variada y progresiva: desde los primeros pasos hasta las profundidades de la contemplación.

Este aprendizaje, sin embargo, no es teórico como en un curso sino práctico como en un taller. 

En un taller se aprende trabajando y se trabaja aprendiendo. En nuestro caso los verbos aprender y trabajar se refieren a la actividad orante: orando se aprende a orar. Tiene, pues, el Taller de Oración una connotación eminentemente experimental y práctica.

Orar no consiste en una reflexión intelectual, sino en un elevar a Dios la mente -atención y emoción- y así entrar en una comunicación afectiva con un Tú. Es, pues, una actividad vital, y las cosas de la vida se aprenden viviéndolas, practicándolas.

Padre Ignacio Larrañaga, Fundador

Ignacio Larrañaga, sacerdote franciscano, capuchino originario del País Vasco, desarrollo una amplia labor animadora y evangelizadora durante 25 años en América Latina, Norteamérica y Europa.

Los Encuentros de Experiencia de Dios que se iniciaron en el Brasil en 1974 y los Talleres de Oración y Vida que datan de 1984, transmiten de manera pedagógica su mensaje y se han convocado a lo largo de los años a decenas de miles de personas. 

El Padre Larrañaga es asimismo autor de catorce libros que han alcanzado numerosas ediciones y han sido traducidos a 10 idiomas.

Si quieres conocer más sobre los Talleres de Oración y Vida consulta la página Web www.tovpil.org

martes, enero 27, 2015

Taller Cantos Litúrgicos de las misas: 5, Roles del Coro 1

Ya entrando en el segundo modulo de este taller cantos litúrgicos de las misas, vamos a entrar en unos temas relativos al coro, entiéndase ministerios también. A modo de introducción veremos en este unos aspectos generales que iremos desarrollando en los siguientes materiales que vamos a compartirles.

El coro, en muchos lugares, surgió a partir de grupos de personas que se situaban entre la gente para animar el canto.

Suele tener a su cargo la parte más compleja de los cantos, pero no debe usurpar el papel del pueblo en las aclamaciones de la asamblea, es decir, el coro esta para acompañar a la asamblea que celebra en conjunto la eucaristía, ya que la celebración litúrgica es una acción de todo el pueblo presidido por los ministros.

Es muy común ver los coros que se roban el show digámoslo así en la eucaristía pero se olvidan de que su misión esencialmente no es dar un concierto sino acompañar a la asamblea, por lo que deben cantar junto con el pueblo, no en competencia con él.

Cuando hablamos de coro, hablamos de varias voces que entonan notas al unísono, pero solemos ver a un cantor principal que estorba cantando fuerte en el micrófono, el deber del coro es compartir el sonido para que se escuchen todos a la vez como una sola voz.

En esencia, el rol principal del coro consiste en lo siguiente:

Animar y enriquecer el canto de la asamblea, no usurpar su papel.

Resaltar lo que tiene de especial el domingo que se celebra.

Acompañar en algunos momentos la reflexión de la gente.

La función del coro es particularmente importante en el momento de la comunión, ya que la asamblea está moviéndose para comulgar.

Debe participar no sólo en sus labores propias de su ministerio, sino que, como parte de la asamblea, debe participar de la Sagrada Comunión y de la vida parroquial.

En los siguientes post veremos los roles del salmista y del director así como los tres puntos primordiales del rol de un coro y muy importante los aspectos negativos más comunes que suelen presentarse.

Recuerda que este material puede ser debatido más ampliamente en el taller que se imparte en las parroquias totalmente gratis. Escríbenos a creciendo.enlafe@hotmail.com y creciendoenlafeblog@gmail.com


XXIII Jornada Mundial de los Enfermos

Eucaristía con motivo de la 
XXIII Jornada Mundial de los Enfermos
presidida por S. E. R. Monseñor Amancio Escapa, OCD, Vicario General de la Arquidiócesis de Santo Domingo

El mensaje del Papa
Sabiduría del Corazón para reconocer en los enfermos
 la imagen de Dios”.

Miércoles 11 de febrero
Hora: 10:00 AM
Catedral Primada de América
,  

Marcha de la Fe 2015


jueves, enero 22, 2015

Taller Cantos Litúrgicos de las Misas: Recapitulando el módulo 1

Hermanos, hasta ahora hemos desarrollado cuatro puntos que constituyen el primer módulo del Taller Cantos Litúrgicos de las Misas, hemos hablado sobre los cantos en las misas a modo de introducción, también vimos los cantos litúrgicos el concepto y definición, hablamos sobre el repertorio y finalizamos haciendo una pasada sobre los tipos de cantos. 

Estos contenidos se desarrollan más ampliamente en los talleres que se deben desarrollar a partir de este material que hemos preparado con amor para todos. 


A partir de este punto pasaremos al módulo número dos donde veremos punto por punto varios temas de interés como los criterios de los cantos litúrgicos y muy importante los tiempos litúrgicos, pero antes de entrar de lleno en la parte litúrgica debemos tomar un acápite para formar a los coros para ver varios puntos muy importantes que nos permitirán enriquecernos como ministerio. 

Ya en el módulo tres veremos a profundidad cada canto en cada momento de la celebración y los tiempos litúrgicos que es uno de los puntos. 

Espero que estén dando seguimiento a todo el material que estamos compartiendo y que lo disfruten y compartan en sus coros, ministerios y parroquias. Para RD estamos impartiendo el taller de manera más amplia a solicitud, completamente gratis, escríbeme a creciendoenlafeblog@gmail.com o creciendo.enlafe@hotmail.com.

Conozcamos nuestra fe para poder vivirla a plenitud!!



miércoles, enero 21, 2015

Diferencia entre basílica, catedral y santuario

A propósito del Día de Nuestra Señora del Altagracia que celebramos en el feriado de hoy en República Dominicana conozcamos un poquito más de nuestra fe católica y de nuestras costumbres. Muchos confunden la celebración de hoy como el día de la patrona del pueblo dominicano y no es así, la Virgen del Altagracia es la protectora del pueblo dominicano pero la patrona es la Virgen de las Mercedes que celebramos con otro feriado el 24 de septiembre, aunque ambas advocaciones hacen referencia a la Virgen María, madre de Dios. Otra cosa que no sabemos es sobre que es la Basílica a la que miles de dominicanos se dirigen en el día de hoy, aquí les comparto un material interesante:

La Basílica, la Catedral y el Santuario son términos distintos, pero no excluyentes. Por ejemplo, una basílica puede ser un santuario, y una catedral puede ser una basílica. Una buena descripción de cada una de ellas será útil.

Lo importante a considerar que una iglesia puede ser las tres cosas a la vez, sólo alguna de ellas o ninguna, y eso depende tanto de la forma en que está construida, y más modernamente, depende de cómo se la considera oficialmente, tanto por parte del Vaticano como de parte del obispado local.

 

LA BASÍLICA

La estructura de la basílica fue desarrollada por los antiguos romanos para sus salas públicas monumentales situadas en los foros, o plazas públicas. Estrictamente hablando, la basílica es un paralelogramo, con la anchura del edificio no siendo ni mayor que la mitad ni menor que un tercio de la longitud. En un extremo estaba la entrada con un pórtico, y en el otro extremo estaba el ábside. Había un pasillo principal flanqueado a ambos lados por un pasillo (o dos, o incluso tres) con columnas de separación entre los pasillos. El techo de la nave principal era mayor que el de las naves laterales, se añadían un cuerpo de luces encima de las columnas para permitir que la luz entrara en la basílica. Existen numerosos ejemplos de basílicas antiguas, sobre todo en Italia.


Cuando se le permitió a la Iglesia tener “iglesias”, después de la legalización del cristianismo, la forma basílica se adaptó fácilmente. En realidad, muchas de las antiguas basílicas públicas o basílicas templo paganos se transformaron en iglesias: la cátedra del obispo o trono, se encuentra en el ábside flanqueado por los asientos para el clero. En frente de la cátedra estaba el altar, con un dosel o baldaquino sobre él. Cerca del altar estaba el púlpito.

Debido al tamaño de la basílica, el Santísimo Sacramento estaba reservado en una capilla lateral, o incluso en un tabernáculo suspendido cerca del altar. La congregación se reunía en el pasillo principal, en la nave central. Las basílicas de la Iglesia por lo general tenían un patio cerrado con una columnata; en la explanada había un pozo donde los fieles podían lavarse las manos y los labios antes de entrar para la misa. Posteriormente se hicieron modificaciones en el estilo romano estricto – como la adición de cruceros – durante el románico y el gótico.

Más tarde se utilizó el término “basílica” para identificar a las iglesias de importancia histórica y espiritual. Por lo general, estas iglesias están construidas en el estilo basílica, pero el criterio clave es que son lugares de importancia histórica y espiritual. El Santo Padre designa oficialmente una iglesia como una “basílica.” Por lo tanto, cuando se habla de la Basílica de San Pedro en Roma, el título de “Basílica” se refiere a la importancia histórica y espiritual de la iglesia misma y al honor que le da el Papa.

Tradicionalmente, una basílica ha mostrado un conopoeum o pabellón (algo que parece un gran paraguas) hecho con la alternancia de paneles de seda de color blanco y amarillo, los colores del gobierno papal, y rematado con una cruz; este conopoeum fue utilizado originalmente para albergar al patriarca. Otros ítems de la basílica tradicional son la clochetta (una especie de dispositivo musical compuesto por un mango, una campana, y la insignia de la basílica, que se utiliza en la procesión) y la cappa magna (una capa violeta usada por los cánones – los funcionarios de la basílica – durante los servicios litúrgicos).

Por último, cada basílica tiene una “puerta santa”, que se abre sólo durante el tiempo de peregrinación especial declarado por el Santo Padre. Por ejemplo, el año 2000 fue declarado “Año Santo”, y se abrió la puerta santa de la Basílica de San Pedro (al igual que las puertas santas de todas las demás basílicas). También se le concede a los peregrinos que visitan las basílicas y cumplen los demás requisitos indulgencias especiales.

Tradicionalmente, también se hace una distinción entre una gran basílica y una menor. Las siete basílicas mayores están en Roma: San Pedro en el Vaticano, San Juan de Letrán, Santa María la Mayor, San Pablo Extramuros, San Lorenzo, San Sebastián y de la Santa Cruz en Jerusalén. Las primeras cuatro de estas basílicas técnicamente se llaman las “basílicas mayores primarias”. Estas basílicas más importantes siguen siendo las iglesias de peregrinación más importantes cuando se visita Roma.

Una basílica menor es cualquier otra iglesia importante de Roma o en todo el mundo que ha sido designada oficialmente como “basílica” por el Santo Padre. Un ejemplo de una basílica menor es la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington o la Basílica del Sagrado Corazón, en Hanover, Pennsylvania.

 

LA CATEDRAL

Una catedral es la iglesia principal de una diócesis y en sí misma también una iglesia parroquial. El obispo es, técnicamente, el pastor de la parroquia de la catedral, y nombra a un rector para gestionar sus asuntos espirituales y temporales. La palabra catedral viene del latín cathedra.

La cátedra representa la posición y la autoridad del obispo, y el lugar en el que reside en el territorio de su jurisdicción. La cátedra se encuentra dentro de la catedral, cerca del altar, a menudo en el ábside.

La catedral puede ser una basílica. Por ejemplo, la Catedral de los Santos Pedro y Pablo en la Arquidiócesis de Filadelfia es también una basílica.

 

EL SANTUARIO

Un santuario es una iglesia u otro lugar sagrado donde se conserva una reliquia, como el Santuario de San Judas, en Baltimore; o donde ha tenido lugar una aparición, como el Santuario de Nuestra Señora de Knock en Irlanda o en el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe en la Ciudad de México; o cuando un acontecimiento histórico de la fe ha tenido lugar, como el Santuario de la Virgen de los Mártires en Auriesville, Nueva York, donde fueron martirizados los primeros misioneros jesuitas.

Un santuario también puede ser un lugar designado para fomentar la creencia o la devoción; por ejemplo, la Basílica Santuario de la Inmaculada Concepción fue construida para fomentar la devoción a nuestra Santísima Madre en los Estados Unidos, sobre todo porque ella es la patrona de norteamérica, con el título de la Inmaculada Concepción.

Los Santuarios son regulados por el obispo local, y los santuarios nacionales están designados como tales por la Conferencia Nacional de Obispos.

Fuente: http://forosdelavirgen.org/77718/cual-es-la-diferencia-entre-una-basilica-una-catedral-y-un-santuario-14-04-26/


lunes, enero 19, 2015

Taller Cantos Litúrgicos de las Misas: 4 Tipos de Cantos

Los cantos de las misas se pueden dividir en 4:

Fundamentales: los que nunca se omiten 
Importantes: específicos de un momento determinado de la liturgia.
Comunitarios; invitan a la oración comunitaria y a la integración. 
Complementarios: cantos que se omiten en determinados momentos de la liturgia.


viernes, enero 16, 2015

Taller Cantos Litúrgicos de las Misas: 3 El Repertorio

Saber elegir el reportorio de cantos es vital para todo coro y ministerio que amenice una celebración. El repertorio debe ir acorde a la liturgia de la iglesia por lo tanto se debe tener la mayor cautela para no opacar la majestuosidad de la celebración de la fiesta de Cristo.

Es importante cuidar el sentido del canto para aquellos momentos que se pueden interpretar cantos que no tienen letra fija, ya preestablecida. Algunos de los cantos tienen que basarse necesariamente en lo que dice el misal, y si en otros momentos se puede componer un canto, debe cuidarse la intención del momento, a eso nos referimos con cuidar el sentido del canto.

Algunos puntos que se debe tomar en cuenta al momento de seleccionar el repertorio son los siguientes:

•    No cantar el primer canto que se nos ocurra: importante, conocer la liturgia del día y empeñarse en conocer cantos que vayan acorde a la misma.

•   No cantar un canto sólo porque sea nuevo o lindo: los cantos no se deben seleccionar exclusivamente por la preferencia personal sino por lo acorde que vaya a la liturgia del día. La música dependerá en cierta medida de la modalidad en que fueron aprendidos.

•   Cantos que la gente sepa pero no elegirlos sólo por esto: hay que tener cautela de omitir cantos que sean litúrgicos sólo porque la asamblea no los conozca, ya que es deber del coro ensayar previo a la misa los cantos (por lo menos los estribillos) con el pueblo.

   Enseñarlos a la asamblea: como decíamos anteriormente, el coro debe enseñar los cantos con la asamblea a fin de que la gente pueblo pueda aprenderlos.

   Calidad musical y letra litúrgica: indispensable, recordemos que Cantar es Orar dos veces como decía San Agustín y como alabanza a Dios debe ser de calidad porque a Dios le debemos dar lo mejor. No debemos improvisar, debemos siempre de procurar ensayar bien los cantos y tener la mejor selección.

  Simplificar el repertorio, ampliarlo y mejorarlo: es obligación del coro mantenerse actualizado, buscar cantos nuevos, mejorar su reportorio para no cansar a la asamblea con los mismos cantos. 

  Tener en cuenta quiénes participan en cada celebración: recordar que debemos dar ejemplo de vida siendo testimonio viviente. No se trata de excluir a nadie pero sí de velar por vivir la celebración y el ministerio que representamos porque sea como sea somos modelos a seguir por muchos que nos ven sirviendo en la iglesia. Recordar primordialmente que no podemos engañar a Dios, Él todo lo ve. También nos referimos en este punto al tipo de asamblea que celebra la misa.  

  Cuidar el sentido del canto y la intención del momento: uno de los puntos más importantes, hay cantos específicos para momentos específicos. Hay que cuidar no alterar las letras de estos cantos que son fundamentales en la eucaristía. Por ejemplo, en el momento de la comunión los coros tienden a interpretar cantos que no van con este momento. Más adlenate veremos este punto ampliamente detallado, pero les adelanto que en este momento especial los cantos deben ser de sentido Cristológico.  

 La celebración se debe preparar en forma artesanal, cada celebración tiene características y participantes propios y los cantos tienen que ser elegidos de acuerdo a ello. Cada celebración debe ser preparada de manera especial e independiente de las demás. Hay que tener especial cuidado en cada una y hacerla lo mejor posible u bajo supervisión del sacerdote y el equipo de liturgia de la parroquia.

   Deben ser bien ensayados previamente. La misa no es para improvisar decía el Padre Pedro que preside mi parroquia. Simple, no se puede llegar al momento de la eucaristía sin ensayos previos, sin un repertorio estructurado, sin saber el orden de cada uno. Los cantos nuevos deben ser bien aprendidos.

   Elegirse acorde a las características de los participantes, es decir, que los cantos se adecúan al ambiente en que se desarrolla la misa, por ejemplo: acompañar los cantos con instrumentos musicales de nuestra cultura como la tambora no es costumbre en otras culturas, la misa aunque es la misma en todo el mundo se vive de manera diferente en cada pueblo.  

  Importante, el repertorio debe contener exclusivamente cantos católicos, por muy bonitas que sean las canciones no católicas debemos recordar que no van acorde con nuestra ideología, por ende hay que omitirlos del repertorio. Más adelante vemos este punto ampliamente. 





Congreso de Juventud 2015

martes, enero 13, 2015

Taller Cantos Litúrgicos de las Misas: 2 Canto Litúrgico


Estrictamente, el término canto litúrgico se refiere a música sacra cuyo estilo, composición, y ejecución son adecuados para uso litúrgico, y se ejecuta únicamente con la voz humana. Sin embargo, el término canto litúrgico también se le ha dado otros usos para incluir cantos que están acompañados por instrumentos.

Podemos decir que el canto litúrgico es el acompañamiento musical de la eucaristía o celebración de la fiesta del Señor:

          Sirve a la celebración comunitaria cuando se canta: integra a la asamblea, sirven además de oración de integración para la asamblea, en especial en los cantos de entrada y oración comunitaria.   

          Sirve para un determinado momento de la celebración: cada canto se realiza en un momento determinado de la celebración y cada uno está acorde a dicho momento y al tiempo litúrgico.

          No debe durar más que la acción (rito) a la que acompaña: es un error de los coros continuar los cantos y hacer esperar al celebrante a que termine el canto. Este debe durar lo que dure el rito o momento al cual acompaña.  

          Deben integrar a la comunidad y acompañarla: los cantos litúrgicos deben ser guiados por el coro que acompaña a toda la asamblea. No es un concierto sino un acompañamiento. Todo el pueblo de Dios debe cantar para celebrar la misa no solo presenciarla.  

          No debe usarse para rellenar momentos de silencio: como decíamos anteriormente, cada canto se realiza en un momento específico. Si ocurren momentos de silencios, hay que respetarlos; a menos que el celebrante indique lo contrario se debe mantener el silencio en la asamblea y el coro.

Un punto muy importante y en que yerran muchos coros, es en confundir canto religiosos con cantos litúrgicos y en realidad no son lo mismo.

Los cantos litúrgicos deben tener las siguientes características adicionales a las que ya mencionamos más arriba:

       Tener calidad en su música y letra.

       La música debe estar al servicio del texto: no indicamos con este que debe cada lectura tener un canto particular sino que los cantos deben apegarse al sentido de la celebración y acercarse lo más posible a la liturgia del día.  

       Respetar el texto litúrgico del Ordinario de la Misa: como veremos en un próximo material, hay oraciones que se hacen cantadas como por ejemplo: el canto de piedad, (que no es lo mismo que perdón) y el gloria, que deben contener exactamente las palabras que contiene el misal romano.

       Tomados fundamentalmente de la Escritura o textos litúrgicos: deben estar inspirados en la Palabra, hay muchos cantos que van acorde a las lecturas del día y por cada celebración especial, pero como veremos anteriormente, hay cantos que son cristianos y se basan en las lecturas pero no necesariamente son litúrgicos, por ejemplos las canciones cristianas no católicas que tan erradamente muchos coros cantan en las misas.

       Acordes al cada tiempo litúrgico: más adelante detallaremos este punto de manera amplia explicando cada tiempo litúrgico, pero es importante que nos formemos en este punto ya que los cantos dependerán fundamentalmente de esto. Hay tiempos en los que una parte de los cantos se omiten y otros en los que es obligatorio realizarlos, por ejemplo: en la Vigilia Pascual se debe cantar el canto de gloria siempre.

       No perder el espíritu de oración y respeto: los cantos deben ir acorde a la cultura pero jamás perder el sentido de respeto a la celebración y servir a la evangelización.

Deben tener además:
-          Calidad literaria (gramatical, sencillez...).
-          Contenido litúrgico, evangelizador, funcional.
-          Sentido pastoral inculturado.
-          Oraciones en plural (emplear el nosotros en vez del yo).

Nota: 
No estaremos publicando el material completo del taller pero sí algunos puntos generales. Los interesados en tomar el taller pueden escribirnos a creciendoenlafeblog@gmail.com. 

El taller es gratis!


lunes, enero 12, 2015

Taller Cantos Litúrgicos de las Misas: 1 Cantos en la Misa

La música en la misa no es un mero adorno “para que la celebración salga bonita”, como lo pueden pensar algunos. 

La música en las misas ayuda a superar el individualismo e integrarse al grupo.

Los cantos no son mero adornos, son oración hecha música, Palabra cantada.

Nos pone en comunicación con Dios y sintonía con la comunidad y con el acontecimiento (misterio) que celebramos.

Ayuda a formar comunidad, a expresarla y hacerla festiva.

Fomenta la participación en la celebración.

Tiene función ministerial.

No son necesariamente para reforzar las lecturas, difícilmente contaremos con un repertorio tal que podamos utilizar un canto diferente en cada misa.

“Al igual que todas las expresiones artísticas, también el canto deber estar en íntima armonía con la liturgia, contribuir eficazmente a su fin,  o sea, que debe expresar la fe, la oración, la maravilla, el amor por Jesús presente en la Eucaristía” dice el Documento final Sínodo de la Eucaristía 2005.

Lo interesante es que a través de la música acompañamos el misterio de la salvación que celebramos en cada eucaristía. Es de vital importancia que los cantos y la música vayan acorde con la liturgia que conlleva cada celebración.

Cada misa es distinta por tanto debe prepararse con la debida cautela, los cantos adecuados, supervisados por quienes conozcan del tema y/o del sacerdote que oriente que se debe y que no se debe hacer.

No todos los cantos, sean cristianos o no, se pueden cantar en una eucaristía y es lo que aprenderemos a lo largo del desarrollo de este taller que Creciendo en la fe ha preparado con amor para todos, en especial a los coros y ministerios que amenizan las misas y que en ocasiones caen en el error de cantar cantos no litúrgicos por desconocimiento de su fe católica.

Espera desde hoy todos los artículos que estaremos compartiendo que forman parte del material de este taller de canto litúrgico para las misas. Para Crecer en la fe hay que conocer la fe.

Los interesados en este taller nos pueden escribir para impartirlo en sus parroquias creciendoenlafeblog@gmail.com