viernes, abril 26, 2013

4. La liturgia de los cantos en la Misa. Criterios de Selección de los Cantos de la Misa 2.


Canto de entrada

Es la primera expresión de fe, de unidad, del sentido de la celebración y de la alegría de hermanos que se encuentran entre ellos y con su Padre Dios. La liturgia es celebrada por un pueblo, el Pueblo de Dios; cada uno y todos participan según su función propia. Pertenece al pueblo, en este momento, manifestar su fe y sus alegrías.

Criterios
Es un canto que facilita la participación de todo el pueblo (no es un canto sólo del Coro que es escuchado por la Asamblea).

Debe tener una relación con el tiempo litúrgico o la fiesta que se celebra.

Debe manifestar la alegría del encuentro de un pueblo reunido para celebrar a su Señor.

Es un canto que acompaña la procesión de entrada (conviene que haya una procesión hacia el altar, constituida al menos por el sacerdote y sus acólitos).

“Señor ten piedad” y “Gloria”

El canto del “Señor ten piedad” (Kyrie eleison) nos ayuda a expresar que el Hijo conoce nuestra condición humana y que venció el pecado del mundo.

El himno del “Gloria” es una hermosa Doxología o alabanza a Dios, fruto de la inspiración poética de las comunidades cristianas primitivas.

Criterios

Estos cantos no son presidenciales: son cantos de la Asamblea. Pueden ser rezados o cantados a dos coros.

El “Gloria” no puede ser reemplazado por otro canto de alabanza.

Debe mantenerse la letra que viene en el Misal, ya que se trata de uno de los más hermosos textos de la iglesia primitiva.

Existen formas de cantarlo sin mutilarlo ni alterarlo, y vale la pena adoptarlas o componer nuevas; e incluso recitarlo debidamente, pero en ningún caso seguir cantando que aunque dice “gloria” no tienen nada que ver con este Himno.

Cantos interleccionales

Nos referimos al Salmo responsorial y al Aleluya (alabad-Yahveh).

El Salmo corresponde a la Asamblea que formula su respuesta a la Palabra utilizando las mismas palabras inspiradas por Dios.

El Aleluya es un canto de alabanza por el que nos disponemos a escuchar al Señor Jesús que nos habla en el Evangelio.

Criterios
Para que el Salmo cumpla su función litúrgica no debe ser reducido a una simple lectura: normalmente debe ser cantado, por lo menos la antífona a manera de estribillo.
 
No se debe cambiar el Salmo por cualquier canto religioso: sería empobrecer la Liturgia de la Palabra, ya que el Salmo es un texto bíblico por el cual Dios habla a su Pueblo, y además tiene relación con la lectura bíblica.

Canto de prestaciones de los dones

Es un canto de la Asamblea que acompaña este momento en el que se ofrece el pan y el vino que se convertirán en el Cuerpo y en la Sangre del Señor.

Criterios
Es un canto que lleve el sentir de la asamblea, que ofrece el esfuerzo realizado en la jornada o semana que culmina.

Debe expresar necesariamente el ofrecimiento del pan y del vino que se convertirán en el Cuerpo y la Sangre del Señor.

Debe relacionar la vida como ofrenda que se une a la oblación del Hijo por amor.

“Santo”, aclamación eucarística y “Amen”

El “Santo” que sigue el Prefacio es la mayor aclamación de la Misa; por eso debe ser el primer canto por orden de importancia.

 La “aclamación eucarística” es la respuesta de la Asamblea a la monición del sacerdote cuando dice: “este es el sacramento de nuestra fe”. Al terminar la Plegaria eucarística, la Asamblea dice “Amén” para unirse a la Doxología expresada por el sacerdote.


Criterios
El “Santo” no debe ser cambiado por otro canto religioso; debe conservarse la letra que aparece en el Misal (aunque se puede hacer alguna paráfrasis).

Conviene que la Asamblea responda con el canto a la monición del sacerdote después de la consagración: “...Este es el sacramento de nuestra fe”...

La Doxología (“Por Cristo, con Él…) la pronuncia sólo el sacerdote: la Asamblea se une con el “Amen” (puede ser cantado, aunque el sacerdote no hubiera cantado la Doxología).

“Padrenuestro”, “Cordero de Dios”

La “oración dominical” puede ser cantada. En tal caso, debe conservarse el texto litúrgico, tal como aparece en el Misal.


Criterios
Lo mismo vale para el “Cordero de Dios”. No existe ningún texto litúrgico para el Canto de la paz.

Sería preferible no cantar nada durante el rito de la paz para que el saludo pueda ser más espontáneo. Pero si hay algún canto, éste no debe reemplazar al “Cordero de Dios” que por lo menos debe ser recitado durante el rito de la “fracción del pan”.

Tampoco se debe prolongar el canto de paz y el saludo, con el peligro de romper el equilibrio de los gestos.

Canto de comunión

Después de las preparaciones y de las insistencias en el Cuerpo de hermanos que formamos en Cristo, resuena la invitación en el Apocalipsis: “Dichosos los invitados a las bodas del Cordero” (19,9): proclama la participación en la Cena Definitiva que la comunión sacramental es participación en el Reino ya presente, de la comunión con Dios.

Criterios 

El canto de comunión empieza cuando comulga el sacerdote y se prolonga mientras comulgan los fieles, hasta el momento que parezca oportuno.

El canto debe expresar, por la unión de voces, la unión espiritual de quienes comulgan, demostrar la alegría del corazón y hacer más fraternalmente la procesión de los que van avanzando para recibir el Cuerpo de Cristo.

El contenido del canto ha de ser propiamente “eucarístico” (agradecer la presencia real de Jesús en el sacramento y la comunión que El realiza en los hermanos).

Canto de meditación o acción de gracias

En el caso de que se entone un himno después de la comunión ese canto conclúyase a tiempo (para dar lugar a la oración final).

Puede ser un Salmo, un himno de acción de gracias, o algún otro canto de alabanza, pero siempre inspirados en la Sagrada Escrituras (aunque no recoja ningún texto bíblico en particular).

En caso de celebrarse la memoria de las Bienaventurada virgen María, puede entrar en este momento un canto mariano. Lo mismo si es la fiesta de un santo.

En cambio, no sería litúrgico emplear cantos con motivos profanos.

Canto final

Es preciso que la Eucaristía tenga una conexión con la vida: que salgan las participantes con un compromiso, con una esperanza, con la sensación de haber crecido en la fraternidad y la decisión de dar testimonio en medio del mundo.

Criterios

No es obligatorio cantar al final en caso de hacerlo, debe expresar lo mencionado anteriormente (alabanza, gratitud, compromiso, testimonio).

También puede entonarse un canto profano cuyo tema sea religioso o el himno del santo cuya fiesta se ha celebrado.


Autor: Arturo Reyes | Fuente: Catholic.net
Fuente: Sacado de Catholic.net

Nota del Autor.- El autor, peruano de nacimiento, realiza Talleres de Liturgia denominados TALIT que tienen la finalidad de instruir al Pueblo de Dios en los conocimientos básicos y específicos sobre la Liturgia para que de esta manera se dé el culto agradable a Dios nuestro Padre.

martes, abril 23, 2013

PASTORAL JUVENIL EN EL ESPACIO JOVEN DE LA FERIA DEL LIBRO INTERNACIONAL:

Viernes 26 de abril 12m- 1pm. 
Cine juvenil con Película animada del “EL GRAN MILAGRO”.

Sábado 27 de abril 
1pm – 2pm. 
Presentación Revista ION corriente alterna.

Sábado 27 de abril
7:00pm. 
Presentación de la producción de la primera Película de baile de Republica Dominicana 
“A RITMO DE FE”.

Domingo 28
9:00am
CONCENTRACIÓN PASCUAL EN TARIMA.

Martes 30 de abril 
1:00pm – 2:00pm. 
Cortos de la JMJ Rio 2013 y ANO DE LA FE. 
Se presentaran cortometrajes de los diferentes encuentros de la jornada mundial de la juventud 
y de lo que se espera para JMJ RIO 2013 Brasil.

Sábado 4 de mayo 
10:00am – 11:00pm. 
CONCIERTO - JÓVENES POR LA PAZ. 
Concierto con Mi Sostenido y predica sobre el valor de la PAZ.

viernes, abril 19, 2013

3. La liturgia de los cantos en la misa. Recomendaciones para escoger los cantos de la misa.

1.    
 Conocer el calendario de su parroquia:

Aún cuando las celebraciones se rigen principalmente por el Año Litúrgico, puede ser que en su comunidad celebren actividades fuera del tiempo. Por ejemplo, la misa dedicada al Santo Patrón, misas especiales (primera comunión, confirmación, boda, etc.). Conocer las actividades extraordinarias con anticipación permite seleccionar cánticos adecuados. Para esto es muy importante que quienes coordinan el ministerio musical participen activamente en las reuniones en donde se planifica la liturgia y el calendario.

Estudiar y entender la posición de la Iglesia Católica con respecto a la música durante la Liturgia:

Existe un gran número de documentos escritos por especialistas y doctores de la Iglesia Católica sobre la función de la música en la liturgia. El Catecismo de la Iglesia Católica, en la sección Canto y
Música, nos dice que la música es “un tesoro de valor inestimable”, y es “parte integral de la liturgia
solemne”.

Profundizar el mensaje escrito en el catecismo logra que la misión y manera de obrar del ministerio musical en la liturgia se clarifique. Como recomendación adicional, los ministerios musicales deberían tener al menos una reunión anual para repasar documentos de la Iglesia Católica sobre
la música. Algunos documentos importantes lo son:

• El Catecismo de la Iglesia Católica
• Constitución Sacrosanctum Concilium sobre la Sagrada Liturgia
• La Nueva Instrucción General del Misal Romano
• La Música en el Culto Católico
• La Música Litúrgica Hoy

!!MÚSICO CATÓLICO: NO ERES UNA ESTRELLA, ERES UN PROFETA!!

2.       Conocer el Tiempo Litúrgico

La Santa Iglesia celebra la historia de la salvación a lo largo del año. Conviene seleccionar los cánticos teniendo en cuenta el tiempo litúrgico para así acentuar el carácter solemne de la celebración.

3.       Comunicación con del sacerdote

Como verán, muchas sugerencias aquí presentadas muestran la necesidad de un consejero o mentor para consultar en caso de duda. El sacerdote, como líder espiritual de la comunidad, puede ser la persona mas adecuada para ofrecer asesoramiento. En caso de que el sacerdote no esté disponible para contestar una pregunta o duda, consulten con una persona educada en la fe y doctrina católica.

4.       TAMBIEN ES MUY IMPORTANTE LEER EL MISAL ROMANO.

Con el misal es que conocerán las lecturas correspondientes a cada celebración y de estas dependerán los cantos a escoger. Mucho ojo, los cantos deben acompañar el sentido y objetivo de las lecturas correspondientes a ese día, esa celebración y esas lecturas. 

Fuente:

jueves, abril 18, 2013

2. La liturgia de los cantos en la misa. ¿Cuál es el criterio para seleccionar los cantos?

Buscando informaciones para esta serie de articulos sobre la liturgia de los cantos en la misa, me tope con este escrito que me parece interesante y oportuno a corde a lo que esperamos tratar en este seriado especial. Espero lo disfruten. 

¿Cómo Elegir el Canto Adecuado?
¿Cuál es el criterio supremo para seleccionar los cantos en la Liturgia?

El criterio supremo para la selección de un repertorio es que los cantos, por sí mismos, PROCLAMEN-ANUNCIEN la fe de la Iglesia. Hay que comprender que no todo canto sirve para favorecer la experiencia religiosa ni mucho menos para expresar la fe común. Hay cantos que tienen un lenguaje inapropiado o están fuera de contexto.

Algunas veces se introducen cantos con el único y casi exclusivo afán de entretener a los jóvenes: deberíamos preguntarnos seriamente si esos cantos losayudan a expresar la fe común y a crecer en su formación humana y espiritual. Otras veces nos se distingue entre la música para cantar la fe en la Liturgia y la música para cantar la Fe en otro lado. A propósito de esta lamentable confusión, la Liturgia se ha llenado de expresiones sensibleras, subjetivas, singulares y doctrinalmente ambiguas. Así como ha existido un gran esfuerzo por desterrar de las celebraciones litúrgicas las prácticas devocionales (porque alteraban la naturaleza, el ritmo y el lenguaje de la propia acción litúrgica), así también hemos de desterrar, más por convencimiento que por imposición, aquellos cantos que estorban la confesión de la fe de la Iglesia; cantos que distorsionan y distraen, y a veces, hasta violentan a los fieles. "Los cantos han de ser educadores de la fe: cantos propios, cantos apropiados, cantos para los tiempos litúrgicos, para las grandes solemnidades. La primacía hay que darla al texto, porque los textos contienen esas expresiones de la fe; pero también hay que procurar que la música nos ayude o nos lleve a la mejor confesión de la fe. Por tanto, el canto litúrgico ha de ser confesante de la fe en su texto y también por su melodía".

Será muy útil, por último, tener presente aquella iluminadora y siempre vigente orientación del Papa San Pío X, hecha en su época, y repetida ahora con acentos de súplica: "No cantéis en la Misa, cantad la Misa".

1º: Criterio de sacralidad: que sean cantos compuestos y dedicados exclusivamente a la celebración litúrgica (Santa Misa, sacramentos, sacramentales, Liturgia de las Horas). Que no sean cantos con sabor profano, ni que éste se insinúe en las melodías con que viene presentada. Han de ser distintos de los cantos religiosos no litúrgicos.

2º: Criterio de religiosidad: la música es también para el hombre, no en cuanto lo entretiene o deleita, sino en cuanto le ayuda a adquirir y vivir una actitud religiosa ante Dios; expresar su fe, recibir la Palabra de Dios, dar gracias, rendir alabanza, expresar arrepentimiento, confianza, súplica, etc. Se deben desterrar los cantos que disgregan, disipan, desconcentran, molestan o entretienen sin más, en su letra, música o ejecución.

3º: Criterio de permanencia: hay que evitar la transitoriedad que es característica de la música popular actual. Es necesario decantar y difundir lo bueno. La calidad musical y la expresión literaria se han de remontar por sobre lo vulgar y prosaico.

4º: Criterio artístico: la música tiene que ser bella, con la belleza de la noble sencillez, al alcance de todos. Hay que evitar la música vulgar, facilona, intrascendente, lo simplemente rítmico y pegadizo que deja el corazón vacío.

5º: Criterio comunitario: los cantos deben corresponder a quien celebra: una comunidad concreta de vida, su cultura, su formación cristiana, su cultura musical, etc. siempre aspirando a un "plus", a enseñar ese "más alto", más universal, más católico.

6º: Criterio eclesial: los cantos deben expresar la fe de la Iglesia y estar al servicio del misterio que se celebra. Se han de escoger teniendo en cuenta que las celebraciones litúrgicas no son celebraciones privadas donde cada cual hace o dice lo que quiere, sino celebraciones de la Iglesia, culto público al cual somos invitados a asociarnos respetando las normas establecidas por la autoridad competente.

martes, abril 16, 2013

1. La liturgia de los cantos en la misa.



Uno de los dolores de cabeza que tengo más grande es al ver coros, ministerios, solistas y cantantes animando una misa como si fuera un concierto, ocupándose de los asuntos de entonación, ritmo, sonido, tono y demás pero no de la liturgia. 

Como se llama el ministerio de canto al que pertenezco CO2, debemos recordar que cantar es orar dos veces, los cantos en las eucaristías no son canciones sino cantos o canticos que corresponden a la actividad más importante de nuestra iglesia, ya que no existe evento que sobre pase la importancia de la misa.

No hay que ser un teólogo para tener los conocimientos básicos de la liturgia de los cantos en la eucaristía y es muy deprimente ver los errores que cometemos por falta del interés de conocer nuestra fe. 

No todos los cantos se hacen. Cada tiempo litúrgico trae consigo, además de los cambios de colores y de rituales, cantos especiales que corresponden a cada tiempo y momento de la misa, únicos para esos momentos. Más especialmente, hay momentos en la misa que se hacen oraciones cantadas y dichos cantos jamás deben salirse de esas oraciones y su fin. Es por esto, que estaremos publicando una serie de artículos en las que examinaremos paso a paso cada canto de la misa. No somos expertos ni mucho menos, pero esperamos poder contribuir a la formación de muchos de nuestros coros que por desconocimiento cometen el error de faltar a la liturgia. 

Los errores más graves y comunes son el gloria, el santo y el cordero, se nos olvida que son oraciones, y que están textualmente escritas en el misal, pero son los cantos en los cuales los coros persisten en errar. 

Si algo aprendí de mi anterior párrafo es de que a Dios se le da lo mejor, por tanto les invito a que nos ocupemos en aprender sobre la fe que profesamos. 

Iremos paso a paso, espera nuestro próximo artículo, espéralo.